Los Juegos Olímpicos de Londres (que están a unas tres semanas) son una gran excusa para ser odiosamente patriótico. 

0
Su voto: Ninguno